Cómo conectarse a una conexión inalámbrica: Resiliencia

Continuamos con nuestra serie Cómo conectarse a una conexión inalámbrica, en la que ya hemos hablado acerca del desempeño y la energía. En esta ocasión abordaremos la importancia de la resiliencia.

Resiliency

La resiliencia de las redes siempre ha tenido un papel crucial. Particularmente, debido a que el número de dispositivos por usuario se eleva de forma constante junto con una mayor dependencia de los puntos de acceso Wi-Fi, y a su vez, de la infraestructura de switches. Si bien el cambio a las aplicaciones basadas en la nube ha reducido la necesidad de almacenar los datos internamente ha hecho que el acceso confiable a la red sea un factor aún más crítico para las operaciones.

Uno de mis ejemplos favoritos para ilustrar este punto es el aprendizaje híbrido o digital que los alumnos utilizan en las aulas. Imaginemos que la clase se interrumpe porque el profesor o los estudiantes no pueden tener acceso a la nube para realizar los exámenes o tomar clases en línea. ¿Qué debe hacer entonces el profesor? Veamos otro escenario: un gran corporativo o una pequeña o mediana empresa. Piense en el impacto negativo que sufrirán sus operaciones y la productividad de sus empleados si de repente el acceso a las aplicaciones críticas como Salesforce o teléfonos VoIP se detiene.

Afortunadamente, la resiliencia de la red se materializa de diferentes formas como los componentes redundantes del switch, entre los que se cuenta con frecuencia la fuente de poder o los ventiladores. Contar con dos o más de ellos reduce la posibilidad de sufrir una falla –de preferencia que sean intercambiables de modo que se puedan reemplazar fácilmente. De igual forma, tener enlaces redundantes asegura que la conectividad no se pierda si uno de ellos deja de funcionar. Sin embargo, no todos los enlaces duales son iguales. En algunos casos son activos-pasivos, en este caso el enlace alterno está inactivo a menos que haya una conmutación por error (failover). Por otro lado, los enlaces activo-activo ofrecen un balanceo de carga entre ambos hasta que se presenta una falla. Ampliar este método creando rutas duales desde cada switch a la agregación dentro del núcleo elimina un punto único de falla en cualquier switch así como a través de cualquier enlace.

Asimismo, dentro de las pilas de switches puede haber resiliencia adicional disponible. Por ejemplo, la conmutación por error automática (hitless failover) garantiza que una falla en un switch no afecte al resto –y permite que un switch de reemplazo se reinserte sin complicaciones en la pila. Además, las funciones avanzadas como la actualización de software en servicio (ISSU) de Ruckus ofrecen un método gradual para actualizar las pilas tradicionales. Más específicamente, una ISSU exitosa no afecta la conectividad de los enlaces ascendentes o descendentes de una topología con LAGs de múltiples unidades. Únicamente el nodo que está recibiendo la actualización requiere que el reinicio del hardware (lo cual incluye reiniciar el procesador de paquetes). En consecuencia, sólo el tráfico que transita por ese nodo se interrumpe.

Los switches de Ruckus ofrecen todas las formas de resiliencia antes mencionadas. Están disponibles en nuestra línea de switches ICX: fuentes de poder y ventiladores duales, enlaces redundantes, balanceo de carga, hitless failover así como nuestra exclusiva funcionalidad de actualización de software en servicio.

No Comments Yet

Comments are closed