Cableado para la conexión inalámbrica: Preparados para el Futuro

Preparar la infraestructura de switches para el futuro es otra consideración importante para planear la implementación de los puntos de acceso inalámbricos Wi-Fi 6. Entre los ejemplos destaca la capacidad de crecer, actualizar los switches existentes de manera sencilla y la flexibilidad para modificar, reconfigurar y reutilizar el hardware con el que se cuenta. Estas capacidades si se atienden adecuadamente pueden ayudar a proteger la inversión y ampliar la vida útil de la infraestructura de los clientes.

Future-Proofing

This is important because companies and organizations are refreshing their Wi-Fi networks every three years to keep up with changing Wi-Fi standards and equipment, as well as a significant increase of devices per user. However, the lifecycle of a switch averages closer to 5-7 years for commercial enterprises, and up to 7-10 years in the education market. This means customers will have to determine how capable their switch purchases are of supporting both current and future Wi-Fi networks.

More specifically, newly purchased switches will likely need to support at least one refresh cycle, if not more, as more users and devices access the network. It is worth noting that our partners working with higher education institutions are planning for 5-8 devices per student, with the knowledge that this number is a moving target and likely to keep increasing. Moreover, faster devices are leveraging the latest Wi-Fi standards, while the demand for UHD and 4K video streaming continues to increase.

Clearly, future-proofing your switches is essential. There are multiple approaches to achieving this. You take out your crystal ball and try to predict what you’ll need for the next several years. Some vendors approach this with a chassis-based solution. What does this look like? Well, it means a big chassis with multiple open slots to increase capacity as requirements evolve. Unfortunately, this approach requires a big upfront investment for a large chassis – with (potential) capacity that won’t be used for years – yet will draw a lot of power or cooling. 

Another approach is to rip and replace equipment as needed, or more precisely, replace existing infrastructure with new switches that support faster uplink speeds. This is sometimes referred to as a forklift upgrade. Alternatively, customers can install a flexible and scalable switching network that can be easily upgraded without having to be replaced. To future-proof the upgrade process, we recommend looking for features such as the ability to scale and easily add switches to existing infrastructure – without increasing management touch points or increasing network complexity. Other considerations include the ability to easily upgrade existing switches with faster uplinks, with the option to add advanced layer three features and extensible architecture such as OpenFlow for software-defined networks.

Ruckus Networks offers numerous features that future-proof our switches by making them flexible, scalable and upgradable. On our entry-level switches, the base model comes with one-gigabit uplinks. These uplinks can be upgraded to 10 gigabits with a simple software license. Most of our competitors would force you to throw out their switches with the one-gigabit uplinks and replace them to get 10 gigabits, but not Ruckus.

In contrast, all Ruckus access switches have the capability to upgrade their uplinks. Moreover, our mid-range switch has swappable modules with 1, 10 or 40 GbE ports, while our high-end access switch can be upgraded from 40 GbE to 100 GbE with a simple CLI command. Our switches scale to 12 per stack and up to 36 switches with Campus Fabric. All access switches connected to the Campus Fabric inherit the advanced features of the fabric controller, thereby automatically upgrading their capabilities.

Ruckus also supports OpenFlow hybrid port mode that allows customers to use traditional network protocols or SDN OpenFlow over the same ports. With these and other features, we allow customers to extend the life of their switches: to expand the scale and grow their networks as required without having to rip and replace.

Esto cobra importancia debido a que las compañías y organizaciones renuevan sus redes Wi-Fi cada tres años con el propósito de adaptarse a los estándares y el equipo Wi-Fi que cambian constantemente, así como al importante incremento de dispositivos por usuario. Sin embargo, el ciclo de vida de un switch es en promedio, de 5 a 7 años para las empresas y de hasta 7 a 10 años para el sector educativo. Esto significa que los clientes tendrán que determinar qué tan capaces son los switches que adquieren para soportar las redes Wi-Fi actuales y futuras.

Más concretamente, los switches que se compraron recientemente probablemente necesitarán soportar al menos un ciclo de renovación si no es que más a medida que un mayor número de usuarios y dispositivos acceden a la red. Vale la pena mencionar que nuestros socios que trabajan con instituciones de educación superior están planeando para 5 a 8 dispositivos por estudiante y están conscientes de que esta cantidad puede variar y que probablemente seguirá aumentando. Además, los dispositivos más veloces están aprovechando los estándares Wi-Fi más recientes en tanto que la demanda de transmisión de video UHD y 4K sigue en aumento.

Evidentemente, es esencial preparar sus switches para el futuro. Existen múltiples métodos para lograrlo. Puede tomar su bola de cristal y tratar de predecir lo que va a necesitar en los próximos años. Algunos proveedores están proponiendo una solución basada en chasis. ¿En qué consiste ésta? Bueno, se trata de un chasis grande con múltiples ranuras abiertas para incrementar la capacidad a medida que evolucionen los requerimientos. Infortunadamente, se requiere una importante inversión inicial para tener un chasis de esas dimensiones –el cual tendrá capacidad (potencial) que no se va a utilizar por años- pero que aportará altos niveles de energía o enfriamiento.

Otra opción es retirar y remplazar el equipo cuando sea necesario o más exactamente, remplazar la infraestructura actual con nuevos switches que soporten velocidades ascendentes más rápidas. En el argot técnico, a esto se le denomina forklift upgrade, esto es una actualización a gran escala. Otra alternativa es que los clientes pueden instalar una red de switches flexible y escalable que pueda actualizarse fácilmente sin tener que remplazarla. Para que el proceso de actualización esté preparado para el futuro recomendamos buscar funcionalidades como la capacidad de escalar y añadir fácilmente switches a la infraestructura existente –sin elevar los puntos de gestión o aumentar la complejidad de la red. Otras consideraciones incluyen la capacidad de actualizar fácilmente los switches existentes con enlaces ascendentes más veloces con la opción de añadir funcionalidades avanzadas de tres capas y una arquitectura extensible como OpenFlow para las redes definidas por software.   

Ruckus Networks ofrece numerosas funcionalidades que ayudan a preparar nuestros switches para el futuro al hacerlos flexibles, escalables y actualizables. En nuestros switches de nivel de entrada, el modelo base incluye enlaces ascendentes de un gigabit. Estos enlaces pueden aumentar a 10 gigabits mediante una licencia de software. La mayoría de nuestros competidores lo obligarían a retirar sus switches con enlaces ascendentes de un gigabit y reemplazarlos para alcanzar los 10 gigabits pero no Ruckus.

Por el contrario, todos los switches de acceso de Ruckus tienen la capacidad de actualizar sus enlaces ascendentes. Es más, nuestro switch de rango medio cuenta con módulos intercambiables con 1, 10 o 40 puertos GbE, mientras que el acceso de alto nivel puede actualizarse de 40 GbE a 100 GbE con un sencillo comando CLI. Pueden apilarse hasta 12 de nuestros switches y hasta 36 con Campus Fabric. Todos los switches de acceso conectados a Campus Fabric heredan las funcionalidades avanzadas del controlador de estructura actualizando así sus capacidades automáticamente.  

Ruckus también soporta el modo de puertos híbridos OpenFlow que permite a los clientes utilizar protocolos de red tradicionales o SDN OpenFlow en los mismos puertos. Con estas y otras funcionalidades, los clientes pueden extender la vida de sus switches: para incrementar la escala y hacer crecer sus redes a medida que sea necesario sin tener que desmontar todo y remplazarlo.  

¿Le interesa conocer más sobre cómo las redes cableadas hacen posible la conexión inalámbrica? Asegúrese de leer la primera, segunda, tercera, cuarta y quinta parte de esta serie.

No Comments Yet

Comments are closed